sábado, octubre 21, 2017

"CIEN AÑOS DE VIDA DE UN ACTOR PAMPINO"





POR: Guillermo Ward Gómez
Discurso de Incorporación  a la Academia Chilena de Bellas Artes
Iquique, Palacio Astoreca 20 de octubre 2017


“Cuenta la historia que marca el tiempo, que entre la pampa y el mar recorría el desierto un hombre alto, delgado, con el pelo blanco al viento. Tenía casi 100 años, le faltaba una pierna que remplazaba por una pata de palo, que día a día él mismo reparaba para que no crujiera, ni le dañara. Dicen que era un artista, que hablaba de poesía, que recitaba largas historias, que dramatizaba, que pintaba y hacia letreros, paisajes y telones. Dicen que también era titiritero…”[1]
Quise tomar este tema “Cien años de vida de un actor pampino” por lo que encierra y transporta la frase a la imaginación. Como frase, nos conduce a la interrogante ¿quién será el actor pampino?, reconociendo acá en el norte a tantos actores del buen tiempo de la rememora época del salitre. Cuna también del teatro social,  del sainete con contenido, del entretenimiento en las filarmónicas de comienzos del siglo 20.   Además también,  por las razones que se desprenden de la misma frase. La primera, sobre los  “Cien años”,  un buen periodo de tiempo, un siglo de vida con muchos recuerdos. Solo recordar que Gardel ya nos plantea que veinte años no es nada, que febril la mirada, errante en las sombras, te busca y te nombra” y nuestra Violeta Parra escribe y canta que el  “Volver a los diecisiete después de vivir un siglo es como descifrar signos sin ser sabio competente.” Entonces inspirado en estos iconos de la música latinoamericana,  por un lado en las letras del canto de Gardel,  está la búsqueda, el encuentro con lo amado y por otro está  el descifrar los códigos del tiempo ya pasado. Como lo dice la folclorista, mirar desde otra óptica, desde un nuevo empezar, sin ser un especialista en criptología, más bien desde la cotidianidad de la vida, la misma esencia del ser humano.   Por eso como segunda razón he decido “retomar” la vida, pasión y muerte de un saltimbanqui, de don Guillermo “Willy Zegarra” Figueroa, la cual ya registré el año 2006 en un libro con título homónimo,  recopilando gran parte de su producción poética y literaria, donde fui  además hilvanando su vida contada a retazos en los medios de comunicación, entrevistas y artículos de distintos historiadores y teatristas como Pedro Bravo-Elizondo, Sergio González Miranda, Guillermo Jorquera Morales e Iván Vera-Pinto Soto y por las circunstancia de su vida transcurrida en los entretechos de un escenario, narradas por quienes para él fueron sus amigos directos y cercanos, en realidad por sus amigas protectoras, jóvenes actrices iquiqueñas que lo apadrinaron en los años 90 en el Teatro Expresión[2], en esa histórica sala de Los Veteranos del 79.

Ya sabemos entonces quién será el protagonista, que mientras transcurra la presentación iremos conociendo la metamorfosis social de un artista, la conformación de su identidad desde lo psicológico, a la autoconstrucción del personaje popular, hasta la conversión sintética en icono del teatro pampino,  a través de 100 años de vida activa, que solo Nicanor Parra lo ha superado.

Las personas ligadas al ámbito cultural iquiqueño han conocido de su vida siempre contada desde su propia boca, en primera persona,  narrada en diversas entrevistas escritas, en diarios, libros, o en  los audiovisuales de Marcos Luza, Jaime González Palleras o fotográficos de Pereira y Daza.

“Nací en 1906 en la oficina Humberstone como se llama ahora, en aquellos tiempo se llamaba La Palma” le dice al periodista Edgardo Barria en una entrevista que le hace el año 2000 en el semanario “Tarapacarte”(N°2).   Luego en otra entrevista a la periodista Tania Sagredo del Diario La Estrella de Iquique le cuenta, “mi padre era negligente y bueno para el trago y en esa época el Registro Civil dejaba pasar semanas sin ir a las oficinas salitreras para inscribir a los niños, por eso en todos los papeles aparezco nacido el 1912.[3]  Otra de las situaciones peculiares tiene relación con su apellido que en algunos documentos escribía Zegarra con “C”, en otros con “S” y otros con “Z”.  Al consultarle sobre este tema, me respondió riéndose, “en los apellidos no hay falta de ortografía, da lo mismo, nunca me he preocupado de eso.” Que simpleza y desinterés en contraposición a como se trata este tema hoy,  donde una letra más o menos en un apellido o escrito de manera equivocada  tiene estrecha relación con la identidad y la pertenencia familiar, con las herencias y el patrimonio.
Será por eso que el sociólogo Bernardo Guerrero en su libro “Del Chumbeque a la Zofri”  hace referencia al vivir sin reglas de este actor pampino: “A don Willy le da por reírse de la vida. A los 94 años contrajo matrimonio sin decir “agua va” y agrega “Él es un comediante por definición”. También Guerrero haciendo referencia a los reconocimientos y a su situación económica, dice: “Debe tener tantos diplomas y galvanos que se podría construir con ellos la casa que no tiene. Si cada uno de ellos fuera un billete don Willy no viviría de allegado. Los aplausos son su alimento. Su corazón es una inmensa sala de teatro llena de gente donde cada noche los pampinos bromean con la vida” [4]

Rodrigo Bazaes Nieto, conocido Director de Arte, Cine y Teatro de nuestro país  en el prólogo de “Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui”, dice que “intentar retratar a un ser humano es difícil…”, “La tarea se dificulta aún más cuando ponemos la mirada sobre una figura que se vuelve patrimonial, es decir un personaje público, y por qué no decirlo, también simbólico...”, “En resumidas cuentas, hábil en hacer de vez en cuando de su propia vida una puesta en escena.”

Por otra parte Guillermo Jorquera, teatrista iquiqueño escribe para el lanzamiento del libro en una Carta Abierta a Willy Zegarra: “quiero decirte, y a modo de tirón de orejas, que nos tuviste engañados, nos hiciste creer que tu vida era un tango, que eras un hombre que tenía la virtud de convertir en escenario toda superficie que pisabas y todos nos creímos el cuento, incluso te convertiste en un mito en vida. El mito del teatro pampino, el mito del estandarte de las tunas, estudiantinas y carnavales, el mito del hombre de la primera fila, el mito del hombre de alma, corazón y risa de tony, de payaso.” 

El diseñador gráfico antofagastino Francisco Téllez Pizarro[5] -hijo del fallecido director del Museo Regional de Iquique-, en sus visitas a la ciudad se fue entusiasmando y comprometiéndose con el proyecto de rescate de la memoria popular de Willy Zegarra y nos cuenta que “lo conocía por las fotos, por lo que había hecho...”, “Me lo imaginaba por partes, cuando pintaba sus zapatos, cuando desfilaba, me lo imaginaba por pedazos y el dibujo unió todo eso y ahí apareció recién don Willy para mí.  Patricio (el caricaturista) le capturó la esencia y con este concepto trabajé, con la esencia y la esencia trasciende más allá de la imagen y de una anécdota.” Y corrobora Patricio Muñoz Escribas[6], caricaturista “Él es un antihéroe. Estamos acostumbrados a los héroes como Superman, el Hombre Araña, otros, pero él es un antihéroe, tiene una fisonomía no acorde con la función de héroe, pero tenía algo de encanto, esa humita gigante, el estandarte, su pata de palo que él mismo se construye. Si uno lo encontraba en las Tunas, en la calle, era siempre el mismo, era un personaje todo el tiempo.”

Así de estos esbozos y distintas perspectivas de su vida con entrevistas y crónicas publicadas en la prensa local, zurciendo y remendando el paño de la memoria iquiqueña fuimos construyendo su identidad en 100 años de existencia. Sabemos también que se va de Chile el año 1973 con una familia a vivir a Caracas donde trabaja como auxiliar en una sala de teatro.  Allí está un buen tiempo para regresar a vivir a Santiago en el campo de la entretención de feria, instalándose con un carrusel infantil actividad que ya había iniciado en los años 50 habiendo recorrido Chile con su emprendimiento.   En el  año 1982 vuelve a Iquique, ya  tenía 76 años de edad,  la comunidad iquiqueña lo redescubre como teatrista pampino.   Muy poco o casi nada se sabía de él, se da cuenta y comienza su proceso de integración, a estar presente en todos los eventos, a mostrar sus dotes histriónicos y su repertorio del ayer.  Pero el teatro que él dejó ya no era el mismo de comienzos de siglo, había cambiado y mucho, otra estética, otros contenidos, gente joven. Estaba desfasado generacionalmente. Entonces el mismo como su mejor productor y encargado de marketing empezó a posicionarse en el territorio.  Sabía que había dejado una huella que debía revivir, su  ego estaba latente, reprimido y a eso se dedicó durante el resto de su vida, portando un grueso álbum de fotos y recuerdos acompañado de una lúcida memoria que maravillaba.

En este auto rescate empezó a contarnos que: Fue hijo de Matilde Figueroa y de Mariano Cegarra[7]. Su padre había nacido en la quebrada de Tarapacá siendo hijo de un inmigrante español y que su madre procedía de Concepción[8]. Después vivió en las oficinas Paccha, Jazpampa, La Patria[9]. Posteriormente su familia se trasladó a Pisagua, donde gozaron de prosperidad, pues su padre fue panificador. Sin embargo era jugador perdiendo la panadería[10].  Luego el clan se trasladó a la oficina Santa Catalina,  para en 1915 radicarse en Iquique, donde se fueron a vivir al barrio El Morro.  Ingresó a la Escuela Publica Nº 5,  después al Liceo de Hombres y al Colegio Don Bosco.  Su paso por la escuela no fue exitoso, dado que era catalogado como mal alumno debido a su excesivo interés por los trabajos manuales y el teatro,  que lo llevaron a inventar los famosos diarios murales.[11]

Cuenta: “Llegué a Iquique en 1915 a fines de año y la primera gran impresión que tuve fue con el Teatro Municipal. Llegamos a vivir al barrio El Morro y nos invitan al Municipal -en las salitreras no se conocían los teatros, solamente había en algunos pueblos como en Santa Catalina-, fuimos a balcón creo, porque yo miraba hacia arriba y miraba hacia abajo, yo no sabía dónde estaba. Quedé totalmente maravillado con el edificio”.  Asegura que su entrada al mundo artístico fue en Iquique en 1920, cuando fue invitado a participar en una obra, cuyo elenco integraban estudiantes del Colegio Don Bosco y del Instituto Comercial.[12]

“Cuando me retiré del Colegio Don Bosco en 1929, comencé a trabajar con los grupos de aficionados, que habían muchos en ese tiempo como el “Ateneo Obrero”, “Carlos Cariola”, “Nicanor de la Sotta” entre otros, que llevaban nombres de los pioneros del Teatro Chileno, pero los que más trabajaban continuamente porque tenían local eran: el “Ateneo Obrero” que pertenecía al Partido Comunista, el cual dirigía Ernesto Grendy y el otro teatro era él de la FOCH (Federación Obrera de Chile) que estaba a cargo de Eulogio Larraín Ríos, donde todos los sábados actuaban. Yo trabajé en los dos grupos y en otros. Muchas veces tuve que hacer de solista, porque era militar del Regimiento Carampangue[13] y no tenía tiempo para ensayar todos los días, así que comencé a destacarme como humorista.”[14]
“Estuve contratado cinco años en el Regimiento y me retiré precisamente por el teatro, porque trabajaba mucho en Iquique y era muy solicitado como humorista y como actor. Hacíamos parodias y monólogos largos, no como ahora donde hay muchos humoristas que no saben nada más que contar chistes.”[15]

Reconoce que en una entrevista faltó a la verdad por razones de la contingencia social que existía en el país, “dije que el teatro se había organizado en las salitreras y en Iquique a raíz de numerosas Compañías que llegaban continuamente. Pero la verdad del caso, el Teatro lo organizaron en Iquique y en las salitreras, dos políticos, un señor Recabarren[16] y un señor Laferte, pero hicieron Teatro Revolucionario. Yo creo que de ahí es que las autoridades siempre le han tenido cierta ojeriza al teatro.” [17] En otra entrevista recuerda con nostalgia el período salitrero, aunque se adelanta a contestar, que él no trabajó en Compañías cuyas obras se relacionaban con el comunismo: “Habían grupos que tenían un mensaje más revolucionario, donde estaba Elías Laferte. Lo que yo hacía era diferente…[18]”  Afirma Vera-Pinto “Lo cierto que las practicas teatrales de Zegarra y Paoletti, en la década de los 30, no se encaminaron por una propuesta reivindicativa, a diferencia de los conjuntos “Luz y Progreso”, “Agrupación de Rafael Frontaura” y “Redención Cultural.” Estas instituciones abiertamente combinaron temáticas sociales, políticas, juguetes cómicos y actos de variedades, dirigidos a sus asociados, simpatizantes y trabajadores en general. A pesar de ello, Zegarra y Paoletti, cumplieron como comediantes un importante rol de entretenimiento para los trabajadores de las oficinas salitreras y público iquiqueño.”[19]

Sobre este tema Pedro Bravo-Elizondo comenta: “…Willy jamás habló de postura política, pues su trabajo, sus creaciones literarias, nos muestran a un hombre preocupado por el prójimo, por el goce de la vida”. “Un artista de la altura de Willy, de una época en que el libre pensamiento era la norma, no precisaba agruparse a un partido. Él era entero.”[20]

En un inserto en el diario El Tarapacá de mayo del año 1933 podemos constatar que don Willy ya tenía cierto reconocimiento en la ciudad como artista,  en él se informa de un espectáculo teatral  “y un novedoso fin de fiesta dirigido por el conocido, popular y regalón del público, Willy Zegarra.” En otra nota en el mismo diario del año 1934 se publica sobre un “acto que se efectuará en el Teatro Municipal con motivo de la despedida del famoso actor iquiqueño Guillermo Zegarra, quien se marcha al sur para integrarse al teatro de la Capital.” [21]

Efectivamente se fue a Santiago, integrándose a la Compañía de Comedias dirigida por Juan Ibarra, pionero del Teatro Chileno y el folclorista Víctor Acosta. Ambos que habían formado una empresa lo contratan  para una gira desde Arica hasta Castro.[22] Comenta sobre esta experiencia: “Estuve tres años trabajando en esa Compañía, mucha prensa bonita, muchos aplausos del público pero el dinero era muy poco. La empresa quedó endeudada con hoteles y al no tener para pagar estos servicios menos iba a tener para pagarnos a nosotros. Pero yo estaba joven y no tenía grandes obligaciones, paseé por todo Chile durante tres años y cuando llegamos a Iquique en la tercera gira, ya no seguí más.”[23]Estábamos en la época en que recién había entrado el Cine Sonoro. Entonces teníamos teatro, pero no había espacio para hacerlo, teníamos a veces que pagarle las películas al dueño del teatro y sobre eso darle un porcentaje de lo que la Compañía hiciera. Llegue acá, a Iquique y en vista de aquello y otros líos personales que tenía, me quedé, donde trabajé en la Radio Esmeralda, haciendo lo que hacía mejor, parodias.[24]

Explica Bravo-Elizondo que, “Este ir y venir se justifica plenamente, pues todo artista es trashumante. En este período es cuando recibe una llamada telefónica de la Oficina Bellavista,  del Jefe de Bienestar Elías Fierro Latapiat,  para que dirija un conjunto artístico. Su contrato era por dos meses. Se quedó por diez años. El grupo se llamó “Osmán Pérez Freire” en homenaje al afamado compositor.”[25]

Pero Zegarra tenía un solo propósito en su mente: “en dos meses de trabajo junto platita pal pasaje y me voy pa Santiago, o sea dejo la pampa[26] porque  “A pesar de ser pampino, a mí no me gustaba la Pampa. Fui con la intención de juntar dinero para el pasaje y volver a Santiago en dos meses más, pero estuve diez años dirigiendo el Teatro Obrero en varias  Oficinas: en Bellavista, en la Oficina Chile y después en la Oficina Victoria.  Me había acostumbrado a vivir en Iquique. Nací en la pampa pero llegué muy joven a esta ciudad y aquí me crié. Siempre me he  preguntado cómo podía vivir la gente acá, en este desierto.”[27]Comentó en una entrevista a Claudia Fernández de Eco Pampino. Son estas paradojas de la vida que un refrán popular bien las retrata, “En casa de herrero cuchillo de palo”, que  posteriormente Willy desde su retorno a Iquique, luego de 35 años de ausencia,  revierte con la ingenuidad y la transparencia de la tercera edad,  para posicionarse en el territorio como el Estandarte de las Estudiantinas e icono del Teatro Pampino.

"Yo no venía a Iquique, iba a Santiago a dejar unos encargos, pero un día en la mañana escucho por la radio que el Grupo de Teatro de la Universidad necesitaba actores y me fui a meter de puro intruso y aquí estoy, voy a cumplir 20 años haciendo de todo: utilería, escenografía, escribo, actúo y hago hasta la propaganda.” Dijo en una entrevista el año 2003.[28]

Luego del fallecimiento en enero del 2006,  Cecilia Lagos[29], Jefa Departamento Social de la  UNAP reflexiona: "He conocido a Willy Zegarra desde el primer día que llegó a la Universidad en el año 1983. Fue nuestro Rector quien le abrió las puertas y se le contrató para que cuidara la Sala Teatro Veteranos del 79, al mismo tiempo se le facilitó ese espacio para que pudiera vivir allí, pero después con el tiempo y crecimiento de la Universidad tuvo que salir. Para ese entonces él ya tenía una vivienda propia.  Era un poco desordenado con sus bienes, demasiado humanitario. Primero eran las otras personas antes que él. A todo el mundo ayudaba. Su sueldo no era mucho, pero tampoco mínimo y lo repartía en tantas personas. Así se fue haciendo de compromisos, ayudaba a unos, ayudaba a otros. Su renta la multiplicaba y él se quedaba con lo mínimo para vivir y alimentarse."

Pamela Naranjo[30], otra funcionaria de la Universidad como Asistente Social nos corrobora como vivía después de perder su departamento por una astuta maniobra mal intencionada de los mismos que el protegía, volviendo a vivir a un lugar cercano a la Sala Teatro donde estaba esa buhardilla sobre el escenario que había sido su hogar y que echaba de menos: "vivía en una piececita a la entrada de la casa junto a “su” señora, una anciana octogenaria con serios problemas de salud mental.  La situación de pobreza más extrema de una "toma" es poca en relación a la imagen que encontré. Llena de ropa sucia, harapos, restos de comida, llena de cajas, cosas inservibles. Todo se hacía ahí mismo, peor aún en el último tiempo,  cuando no controlaba esfínteres. Era muy caótico.”
Pero cuando un actor ha dedicado su vida a la representación, creando distintos personajes, se nos hace difícil saber quién es realmente en su intimidad, en lo cotidiano. Qué hay debajo del disfraz nos preguntamos. Sin embargo las máscaras son parte del juego de las relaciones humanas que toda persona usa en diversas ocasiones: para protegerse, para darse valor, para ocultarse también.

Muchas de las historias que contaba don Willy de su vida se repitieron siempre, como un libreto bien estudiado. Su permanente estampa de actor le permitía andar con una cartita bajo la manga: poesías para recitar en cualquier momento, anécdotas de su vida para contar ante los micrófonos, incluso una biografía aprendida y contada sin errores, sin dar la posibilidad de adentrarse más allá de lo que el  personaje permitía.

La psicóloga  Genoveva Gómez[31], fue más allá como Perito Forense del Servicio Médico Legal de Iquique, hizo un perfil psicológico pos morten en base a datos y antecedentes que terceros aportaron, explicando así su personalidad y sus propias consecuencias:

“Los opuestos definen la trama. Tanta parafernalia en contraposición a tamaño abandono. La dialéctica de su vida se entiende desde esta óptica, la de la ambivalencia, la escisión, lo magnánimo y lo devaluado, los objetos parciales y la disociación maniaca, la no aceptación de la norma en sí, -más bien la norma desmentida- la ausencia de identificaciones sólidas y de relaciones totales, el temor al abandono y las ansiedades depresivas. Se diseña entonces una autoimagen en constante construcción.

Es un hombre que necesitaba ser reconocido por otros, sin importar profundamente lo que esos otros pensaran de él. Esta ambivalencia y la grandiosidad  propia de un lactante hacia la figura nutriente se refleja en su propia idealización y en la necesidad de rodearse de féminas que cumplieran ese rol. La desmentida de los obstáculos de la vida, de aquellos que le generara conflicto y lo expusiera a ese otro Willy, el personaje desvalido, sin vínculos sólidos. Lo lleva a instrumentalizar  el lenguaje y la actuación como forma de impactar, de proyectar en otros esta imagen narcisista, de forma grandiosa, de fondo vulnerable. A pesar aún de  contar siempre las mismas historias, mantenía así a todos alerta y en él la expresión no sólo encandila, también cumple la función de encadenarlo al mundo, para mantener la cohesión de su self, del sí mismo. 

Don Guillermo Zegarra entregaba desmedidamente con el doble fin, ocultar la fragilidad del yo tras las floridas historias de sí mismo, y buscaba desesperadamente -sacrificando la profundidad- las relaciones extensivas. Era su misma personalidad dividida, poco consistente, lo que determinaría que las relaciones interpersonales en su longeva vida tuvieran esa misma cualidad, que confluyó en un fin tan solo y de tan doloroso abandono. No podía ser de otra manera”,  terminó diciendo la profesional.

Efectivamente son estos cien años de vida de un actor pampino lo que ha permitido también conocernos como artistas, proyectar nuestros éxitos, fracasos y los cambios que van mutando la plenitud de la juventud a la vejez. Son las condiciones paupérrimas en que viven los artistas chilenos cuando vamos llegando a viejo,  las AFP,  la soledad y las enfermedades que deterioran el cuerpo y la mente, van influyendo también a que la memoria colectiva nos olvide. Estas fueron las razones fundamentales que me motivaron para escribir hace 10 años un libro sobre este hombre, tantas veces homenajeado, tantas veces entrevistado, tantas veces fotografiado, grabado y filmado por ser el ícono del teatro pampino, que hoy en una asamblea pública vuelvo a poner en el tapete para la reflexión, cerrando con la frase que  respondió a una periodista al consultarle cuál sería su último deseo: “Me gustaría pedirle a Dios una goma gigante para borrar todas las fronteras de los países e impedir que haya violencia en el mundo. Yo soy el pacifista número uno y nunca he tolerado la prepotencia.” [32]  ¡¡Por siempre Willy Zegarra con C, S o Z!!

Referencias:


1 Ward Guillermo, 2006 Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui. Pág. 15
2Vera-Pinto Iván, 2016 Historia social del teatro de Iquique y la pampa, 1990-2015, pág. 248
3 “El teatro siempre me ha dado satisfacciones” La Estrella de Iquique 22-06-99
4  Guerrero, Bernardo. 1999  Del Chumbeque a la Zofri: Don Willy for ever young, Capitulo 5.
5 En “Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui”. Ward, Guillermo. 2006. Página 19.
6 Entrevista a Patricio Muñoz  E. en  “Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui”. Ward, Guillermo 2006. Página 17.
7 “Willy Zegarra: merezco una pensión de gracia”, Patricio Iglesias Pizarro. Diario La Estrella de Iquique. 01-12-2001
8 Revista Camancha. Edición Especial N° 9-10, Iquique 1989
9 “Willy Zegarra: merezco una pensión de gracia”, Patricio Iglesias Pizarro. Diario La Estrella de Iquique. 01-12-2001
10 “Tres décadas de teatro y un sainete”, Guillermo Ward, Ediciones Campus, 1996
11 “83 años al servicio del teatro chileno”, Pamela Izquierdo Contreras, Diario La Estrella de Iquique, 01-12-2003
12 “Tres décadas de teatro y un sainete”, Guillermo Ward, Ediciones Campus, 1996
13 “Willy Zegarra… sigue apegado a la magia y el encantamiento del teatro”. Edgardo Barría B., TarapacArte, Nº 2, Octubre-Noviembre 2000.
14 “Creo que viviré más de cien años”, Claudia Fernández. Eco Pampino 17, Enero 2003. Internet.
15 “Tres décadas de teatro y un sainete”, Guillermo Ward, Ediciones Campus, 1996.
16 La trayectoria de Luis Emilio Recabarren (1876-1924) como líder político de las clases obreras, muestra el surgimiento y formación de movimientos sociales de reivindicación de derechos en el contexto de principios del siglo XX en Chile. Refleja además la reacción de la clase política de la época y la realidad de la vida los obreros de nuestro país en estos tiempos.
17 Diario La Estrella de Iquique, 30-04-2004.
18 Entrevista para este libro. Noviembre 2006.
19 En “Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui”
20 Diario El Tarapacá, Iquique 20 de Diciembre de 1934
21 “Creo que viviré más de cien años”, Claudia Fernández. Eco Pampino 17, Enero 2003. Internet.
22 “Creo que viviré más de cien años”, Claudia Fernández. Eco Pampino 17, Enero 2003. Internet.
23 “Tres décadas de teatro y un sainete”, Guillermo Ward, Ediciones Campus, 1996.
24 Entrevista realizada para el libro. Noviembre 2006
25 “Tres décadas de teatro y un sainete”, Guillermo Ward, Ediciones Campus, 1996.
26 Creo que viviré más de cien años”, Claudia Fernández. Eco Pampino 17, Enero 2003. Internet.
27 “Creo que viviré más de cien años”, Claudia Fernández. Eco Pampino 17, Enero 2003. Internet.
28 “Creo que viviré más de cien años”, Claudia Fernández. Eco Pampino 17, Enero 2003. Internet.
29 En “Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui” Pág. 80
30 En “Vida, pasión y muerte de un saltimbanqui” Pág. 83
31 En “Vida pasión y muerte de un saltimbanqui” pág. 185
32 “El teatro siempre me ha dado satisfacciones”, Tania Sagredo. Diario La Estrella de Iquique, 22-06-1999.

domingo, septiembre 17, 2017

QUE ME PERDONE SHAKESPEARE



Escena I

Pareciera raro, sabía que tenía apellido extranjero, Ward, inglés. Que mi bisabuelo había sido inglés, pero nada más.  Nunca mi núcleo familiar se preocupó por tener mayores antecedentes, hasta que un día, ya en los tiempos de la computación, alguien llamó a mi padre, le dice que es un genealogista, que está subscrito a una revista de esa especialidad y que hay una familia de Canadá que busca antecedentes de las familias de los ingleses que habían llegado en época del salitre a trabajar en la pampa en el Ferrocarril inglés, y le pregunta sí era descendiente de míster John Ward.   Por supuesto le dijo que sí y yo seguí con la conversación.  Ese primer contacto nos llamó mucho la atención, me abrió una interrogante y me contacté con ese señor, quien tenía muchos antecedentes de la familia inglesa, me contó que ellos estaban armando un árbol genealógico y él por su especialidad había recabado antecedentes ya que su abuelo también había venido a trabajar al norte de Chile desde Inglaterra al tren. Todos los antecedentes, que luego me envió, los había obtenido  en los archivos de la Iglesia Mormona en Santiago donde están los registros ancestrales y genealógicos de todos los chilenos, ¿Por qué ellos? Bueno esa es otra historia…aparte, donde se unen la CIA, los mormones y Pinochet, ese cuento es harina de otro costal. Así supe que mi bisabuelo de 23 años, se había venido contratado como calderero por la Nitrate Rail Company, viajaba en un barco  con su esposa inglesa y pequeña hija, que su señora se enfermó, murió y fue sepultada en La Calera y la pequeña Florence Ward  de 6 años devuelta a Inglaterra a Birmingham… nada más supe.  A los años por intermedio del Facebook  y esos contactos circunstanciales de búsquedas por nombres y apellidos  me contacto con Judy Earp, donde los europeos adquieren los apellidos de los maridos, el Ward ya no estaba por ninguna parte… conversamos, me envía una foto de su bisabuelo, la misma foto que yo tenía del mío, del John Ward.  Éramos familiares.  Me comenta los mismos antecedentes del genealogista, incluso tenía las partidas de matrimonio y nacimientos, más detalles que me envía y descubro que acá en Iquique, en los archivos de la catedral, estaban los mismos antecedentes de mi bisabuelo, quien se había casado en segundas nupcias con una chilena, viuda también pero de un francés, los datos de sus padres, los hijos nacidos en Chile, uno de ellos Guillermo mi abuelo…y nosotros como familia no sabíamos, nuestra historia estaba acá mismo. Los ingleses de ahora son los descendientes de la hija que fue devuelta, de Florence Ward o sea mi tía abuela  que al casarse  cambió el apellido.

Escena II

Así ya son varios años que tengo contacto con ellos, incluso nos conocimos en París donde sabían que estaríamos por unos días, allí la prima junto a su hermana nos fue a visitar…. pero ahora cuatro años después nosotros fuimos a Inglaterra… para llegar a Wednesbury, no era fácil, era lejos, había que ir en tren luego en Metro y tranvías, además teníamos el tiempo contado, nuestra idea era ir a Stradford Upon Avon, a la cuna de Shakespeare, que también era lejos… las distancias en Europa casi siempre son dos hora en tren o avión, pero el llegar a las estaciones y a los lugares, los tumultos de gentes, ver los mapas, te involucra todo el día, entonces no solo son dos horas, es muchísimo más, además no es a cualquier hora del día el viajar, ya que los valores de los traslados varían enormemente, hasta llegar a ser muy caros, excesivamente caros si uno no conoce las “movidas”. Decidimos ir a ver  a  Shakespeare, pero Ellen la hija de Judy nos dice que dentro de dos días más será el funeral del abuelo, padre de Judy, o sea el tío -de 92 años- descendiente de Florence, la línea directa de John Ward mi bisabuelo y primo de mi padre. ¿Cómo? me pregunto, si murió hace un mes. Me comenta ella que allá, son muchos los trámites, que al hacerlo en menos días es muy, muy caro, que ésta demora de tiempo permite juntar el dinero para todo el acto del sepelio.  Nos dan el dato del tren a tomar, y decimos dejar a Shakespeare en su tumba y nos fuimos al funeral del tío Charles Whitehouse.

Escena III

En la noche consultamos con el recepcionista del hotel flotante en Greenwich donde nos hospedábamos, que quedaba (nada de eso lo decía Despegar.com) bastante lejos del centro de Londres, por el sector de la sala de conciertos 02 Arena donde se hacen grandes eventos y está el teleférico de los Emiratos sobre el Támesis,  para que nos indicará como llegar a la estación de trenes, esa en específico (ya que hay como cinco terminales) y en que Metro llegaríamos allá.  Nos levantamos temprano, tomamos el Metro cercano, unos dos trasbordos a otras líneas y llegamos a la estación de trenes,  habían allí tres empresas de trenes, cada una con distintas salidas y valores, encontramos la que nos habían indicado y partimos en un tren de calidad, buenos asientos y limpieza, pasaron las dos horas de viaje, deteniéndose en varias ciudades intermedias… al llegar a Birmingham, debíamos ahora tomar un tranvía, él que pasaba por afuera, para llegar a Wednesbury, 16 estaciones por la campiña.


Todo en Londres se paga con tarjetas de bancos. Partimos en un despejado y ecológico  medio de locomoción, un tranvía eléctrico… luego al andar pasó un señor con una maquinita para pagar. Paraba en poblados más pequeños donde se bajaban y subían bastantes adultos mayores que solo mostraban su tarjeta pero no pasaban por la maquinita… llegamos a Wednesbury, a una estación de parada en medio de la carretera, no había un edificio, sino puras rejas, tipo mallas metálicas por todas partes, nos bajamos, veíamos a personas que se acercaban a la reja, llamaban por un citófono y le abrían la puerta, ¿Qué raro,  la ciudad estaba enjaulada? Bueno, dónde fuere has lo que vieres… llámanos y no nos abrieron, ni ellos ni nosotros entendíamos nada, todo en el inglés muy británico, yes sir…  ese era el lugar por donde salían los funcionarios del tren, el cambio de choferes… averiguamos como llegar donde íbamos, por lo tanto, había que tomar otro transporte más, un bus de 2 pisos, caminamos hasta el paradero, sin saber si era para la derecha,  la izquierda, el norte o sur, estábamos súper desubicados… nadie andaba en la límpida calle, pasó el bus y nos subimos….pasamos la tarjeta, oh no,  solo se pagaba con efectivo, pasamos un billete, no, allí no se daba vuelto, solo monedas que se metían en un aparato y giraba la puerta… ya era mucho…  bajaríamos a ver dónde podíamos cambiar… En eso los pasajeros empezaron a pasarse monedas, dijeron que no nos bajáramos y nos juntaron el valor de los pasajes,  3 euros los dos, y pudimos subir, le pasamos el billete para que se hicieran pago y no aceptaron ¿Cómo?… ¡Plop! Una maravilla de personas,  más aún cuando el chófer, un pakistaní de turbante pregunta si alguien va cerca de la dirección donde nosotros íbamos, a la casa de la prima, una señora dijo, yo voy y les aviso. No solo nos avisó, sino nos acompañó hasta la misma puerta…

Escena IV

Un sector de casa iguales, grandes antejardines sin rejas donde se encontraban puestas en el suelo las coronas y ramos que venían a dejar para el funeral, como un saludo o una tarjeta. Por dentro la casa era pequeña y el living estaba lleno con tarjetas de condolencias. A medida que pasaban las horas aparecían los parientes que no conocíamos, los hijos de las primas mayores, con sus parejas e hijos, todos eran altos, grandes, gordos, muy blancos, tatuados de colores al igual que sus pelos verdes, lilas, rosa, pircing por todas partes del cuerpo, eran muy especiales y muy ingleses, ni donde perderse cerveceros y fumadores, todos tenían puesto unos prendedores o insignias con alas. Eso también me llamó la atención.  Probamos las aplicaciones de traductores en los teléfonos y no resultó, no era práctico, llegaban  más parientes, todos vestidos de negro, las que estaban en la casa se vistieron también de negro con su respectivo prendedor o cadenita con un pendiente de alas.  Me informan que  a las 2 de la tarde aparecería la carroza con el ataúd, que la traían de una especie de morgue-conservadora-refrigerador. Llegaron unos militares mayores muy condecorados, que no identifiqué de que rama eran y salimos todos al antejardín mientras nos pasaban un vasito de plástico a cada uno (esos de degustaciones), que luego llenaron con whisky.  Llegó un vehículo grande, moderno, era la  carroza que traía al tío más unas limusinas manejadas por caballeros ingleses de frac y sombrero de hongo, mientras observo que uno de los militares portaba un martillo. Mi curiosidad era cada vez más grande, ¿para qué sería ese martillo?. Lo supe cuando sacan el ataúd de madera y uno de ellos cubre el cajón con una bandera inglesa, le clavan las puntas al ataúd para que el viento no la volara. Todos saludan el féretro tomándose el whisky y choreado un poquito al suelo, entonces me digo ¡Cómo el pusitunga para la Pachamama!  Suben las flores a la carroza y partimos en las limusinas a la iglesia, una iglesia antigua, enorme, de piedras, negra como quemada, con amplios jardines.   Adentro no había santos, ni imágenes, pero un altar decorado, barroco y un cura vestido con túnicas, luego nos pasan un Folleto, era el programa de la ceremonia elaborado con poemas, canciones y con el elenco que participaría en el ritual fúnebre, mientras se tocaba “I’ll be seeing you” la música que le gustaba a Charlie, quien había sido militar, miembro de la Fuerza Aérea inglesa -por eso las alas-, esta canción la escuchaba siempre recordando su juventud en alguna guerra.  El programa se efectuó tal como estaba estipulado en el folleto, al salir regalaban el CD y un sobrecito con Popy Seeds, semillas para plantar. Todos muy emocionados, hasta el pequeño Tom de una respingadísima nariz y vestido muy formal, volvimos a las limusinas para el cementerio. Allí en el vehículo le pregunto a la tía, hermana de Charlie sobre la iglesia, lo antigua que debía ser,  me dice no, no es tan antigua es del siglo 16 no más, claro, para ellos no era antigua existiendo otras del siglo IV. 

Escena V


El cementerio, un gran jardín  con  lápidas verticales.   Como era verano, lleno de flores, pero en invierno con niebla sería el lugar ideal para filmar una escena con Barnabas Collins. Allí estaban esperando otros familiares y amigos de riguroso negro, sombreros, elegantes, seguimos conociéndonos. Todos sabían de nosotros los familiares chilenos, eso sí, nadie tenía idea que estábamos en Londres. En una puruña llegó el ataúd cubierta con la bandera que los militares sacaron doblándola en un triángulo que entregaron a Judy, todos muy emocionados. Los familiares directos lanzaban a la fosa, donde se había depositado el féretro, rosas rojas con cintas amarradas a ella, luego sacaban un puñado de tierra de un cajoncito que habían traído, lo lanzaban sobre la ataúd  volcándole chorritos de whisky, mientras esto sucedía me decía a mí mismo,  este ritual es tan similar al que se hace en Chile en las comunidades aymaras, él de los viejos pampinos, son las tradiciones que aún se mantienen, cuando en eso nos llaman y nos pasan una rosa…  emoción, éramos parte de la familia, repetimos el ritual y pensé,  si me hubiera ido a ver a Shakespeare hubiera sido un desaire…luego de allí y tal como estaba escrito en el programa el cierre del ritual era en un bar, en el Heat’s queen.  Allí empezaron llegar familiares e invitados, un letrero anunciaba que un sector del bar estaba arrendado hasta las 5 de la tarde.  Adentro estaba dispuesto un buffet, fotografías de Charlie en varias épocas de su vida, todo era gratis menos el bebestible que debía comprar cada uno en el bar.   Compartimos con los familiares de todas las edades, nos sacamos fotos.  Los invitados a las 16:30 empezaron a retirarse. A las 18:00 horas Judy junto a Ellen nos llevó en su auto directo a la estación de Birmingham, nos pasa un dinero, nos miramos con Félix, les preguntamos ¿Por qué, para qué? Nos dicen es para ustedes, no, no, no aceptamos e insisten y seriamente dicen, acepten,  es un regalo de Charlie para ustedes ¡Plop! (Si hubiera estado mi padre vivo, con seguro hubiese pensado que era parte de la herencia que le correspondía). En vista de ello, aceptamos, y lo guardamos, quedando muy extrañados.  Nos despedimos, nos subimos al tren, recién allí saqué  el dinero, y al contarlo nos dimos cuenta que era el mismo valor que habíamos gastado por ir al funeral de Charlie.  Que me perdone Shakespeare, pero esta experiencia fue tan importante y enriquecedora más que si hubiera conocido su ciudad, ya que conocí a su pueblo, a su gente maravillosamente humana, de quienes un gran dramaturgo incorporó con tantas realidades y fantasías en sus universales historias de reyes y princesas.

domingo, mayo 28, 2017

LA QUE FALTA



Yo soy la que falta,  la que no está presente en el frontis del Teatro. Soy la cuarta musa ausente a vista y paciencia de la comunidad. Guardada ya hace años, esperando  también a que me den una manito de gato. ¡Espero que por ser mujer no vulneren mis derechos ni los de mis hermanas! 

Hemos sido vigías.   A pesar de no ser de fina estirpe,  ni de mármol, ni de fina madera, hemos visto pasar la historia de Iquique. De los iquiqueños pobres y encopetados. Hemos  visto  como desde estos balcones se han enarbolado discursos de futuro esplendor… 

Supe siempre que llegaría el día "D". Ese donde se entregue la llave a la empresa que restaurará el inmueble, el día  que nos maquillarán la fachada de bellos colores, que a nosotras nos pulirán, nos sacaran kilos de yeso y pintura para quedar esbeltas como siempre fuimos, no con este sobrepeso como nos ven desde abajo.  

Lamentablemente con mis hermanas siempre hemos estado de pie,  erguidas, pero si pudieran, me lo han dicho, que ahora se sentarían a ver si efectivamente empieza la restauración. Porque si no...  bajaremos en las noches de luna llena, nos sacaremos las túnicas y desnudas en son de protesta, correremos una y otra vez por el túnel de chorros de agua del reloj.

¡No hay nada más que moleste a las personas y a las autoridades, que la gente proteste sin vestiduras de tintes políticos!.   Así todos iguales, vestidos solo de piel,  de izquierda, derecha, centro, tuertos, bizcos, ojos de lince, con pelos o sin pelos, con tetas o con pirulas, iquiqueños y foráneos desnudémonos.  Las musas debemos dejar nuestro estado contemplativo,  ya que esto no da para más... 

De las “cuatro estaciones”, una se fue a bodega sólo quedan tres... (Emulando "Eran 10 perritos...")


jueves, mayo 11, 2017

EL TEATRO Y LOS VIEJOS DE MIERDA...

por Guillermo Jorquera M. Director del ex Teatro TIUN-TENOR en el Día Nacional del Teatro, año 2017
He olvidado una palabra, por más esfuerzos y ejercicios mentales que realizo no logro dar con ella, busco en mi mente, recorro todos sus muchos lugares y no hay caso; no logro encontrarla. ¿La habré olvidado por desuso? No lo sé, pero sí sé que tiene que ver con el arte dramático.
Y como no logro encontrarla sin ayuda, la busco fuera de mí; en las compañías teatrales locales, pero sólo algunas de ellas, algo me ayudan, pero no  puedo lograr el todo.
Entonces leo la prensa local y nacional, busco y encuentro algunas luces: En la capital se está representando una obra que se llama Viejos de Mierda, una comedia dirigida por Rodrigo Bastidas, (¿Quién me escondió los zapatos negros?), y con tres actores de la vieja guardia del teatro nacional, (Vadell, Vidiella, Legrand). Dice la prensa que han tenido un gran éxito; todas sus funciones han sido a “tablero vuelto”, es decir: todas las entradas vendidas. Bien por ellos, pero debo seguir en mi búsqueda.
También en la prensa nacional encuentro que, en los primeros días de abril, una página web, organizó la primera versión de los Premios CLAP, para elegir a los mejores exponentes del teatro chileno en la capital: los mejores actores, mejores actrices, las obras más vistas, los dramaturgos nacionales más representados, etc.
Me llama la atención, que las 5 primeras obras nominadas, sean del género de la comedia, (Actualmente, también llamado Teatro Comercial) y que en los dramaturgos aparezcan en los primeros lugares autores de la vieja guardia; Sieveking, De la Parra, Griffero. El ganador se llevará el premio “Clap Radrigán”. Creo que estoy más cerca de mi objetivo.
Además leo declaraciones de Ramón Griffero, dramaturgo, que está en la terna del próximo Director del Teatro Nacional Chileno, curiosamente declara: “En Chile no existe un Teatro Nacional lo del Antonio Varas, es sólo un nombre falso y redundante”… “ Para recuperar el prestigio que tuvo, no tiene mucho que ver con la innovación, sino con volver al origen, a ese escenario le hacen falta obras que conecten con su entorno, que hablen del presente de su país y que el teatro vuelva a ser una necesidad real y no solo ascenso social”…
Ramón Griffero estrenó en el Antonio Varas, Rio Abajo, 1995, y Brunch, almuerzo a mediodía, 1999. Y en Iquique le vimos Sebastopol, una obra con una temática muy nuestra, en el Teatro Municipal, cuando éste no era sólo una postal.
Antecedentes que me instalan en un túnel en el que alcanzo a ver la luz al final del camino.
Hace unos días estuve en Tacna, y siempre con mi tarea presta, me entero que el “UPT Teatro”, (Teatro de la Universidad Privada de Tacna), que dirige Roberto Palza Albarracín, está terminando una temporada en el Teatro Odeón de Tacna, de La Casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, y está preparando su próximo montaje; La Señorita de Tacna, de Mario Vargas Llosa. Premio Nobel de Literatura peruano, que estará presente el día del estreno.
Y de regreso, ya en Iquique, me di cuenta que había encontrado la palabra que se me había olvidado, y efectivamente lo había hecho por desuso, por no verla muy a menudo, los actores de Viejos de Mierda, (Vidiella, estuvo en el elenco original de La Remolienda de Sieveking; Vadell, desprendido del Ictus -junto a Salcedo, crean la Cía “La Feria”- montan Hojas de Parra, de don Nicanor; -se instalaron con una carpa en La reina-, de triste final. Legrand, con sus cuentos, se ríe de lo cotidiano logrando rescatar la dignidad del pueblo chileno), me acercaron más al final del túnel.
El “UPT Teatro”, de Tacna me dio la última clave, y estaba allí en el aire, al alcance diario de mis ojos, pero asociada a otros súper eventos, no podía encontrarla porque está escoltada por otros dos preciados vocablos, felizmente la he recuperado, por lo menos para mi memoria: El Teatro Clásico Chileno. Casi en desuso.
Los creadores teatrales nuestros, en Iquique, están en la búsqueda de una nueva manera de expresar sus emociones dramáticas, y casi sin dramaturgos, sus trabajos son el producto de sus miradas del entorno en el que viven, conectadas con la historia y contingencia social, que valoro y agradezco. Importante es que sus creaciones no solamente terminen en puestas en escenas, sino que hagan otro esfuerzo en su gestión, y logren registrar y ojalá publicar estos textos, de tal manera que mañana, cuando los historiadores del teatro, estudien el arte dramático de esta época, puedan tener la posibilidad de enterarse de ello, a través de lo que está registrado. Es común que haya periodos muy productivos en escena, pero no queda registro de aquello, y los investigadores pasan de largo este tramo de la historia teatral regional.
De nuestros dramaturgos, que a la vez dirigen sus producciones, y que según mi apreciación, ya constituyen Teatro Clásico Tarapaqueño, sólo recuerdo a: Iris de Caro con Kuyaskay, (Obra premiada con el 2° lugar en el III Concurso de dramaturgia “Eugenio Dittborn” de la Universidad Católica de Chile), puesta en escena por la autora, el Grupo Antifaz y el Tenor. Guillermo Ward, con Las Pildoritas Mágicas de la Bisabuela, (Obra para niños y adultos), y La Carpa Azul, que nos habla del Teatro Móvil del Norte y del nacimiento del Teatro Social. Iván Vera-Pinto con Coruña, la Ira de los vientos. Otra masacre obrera, ignota para muchos. Todas ellas estrenadas, registradas y publicadas.
La esperanza es que la dramaturgia de este periodo de búsqueda, también pueda incorporar en la historia del teatro nacional, merecidas piezas identitarias tarapaqueñas, que sean consideradas como Teatro Clásico Chileno. Así los 11 de mayo, “los viejos de mierda” de Iquique podremos pregonar: ¡Feliz Día del Teatro Chileno; Teatristas de Tarapacá!